Hermano Caballo - Rodrigo Arenas Betancourt - El Poblado, Medellín.

Hermano Caballo
Escultor: Rodrigo Arenas Betancourt
Material: Bronce
Ubicación: Frente a la urbanización Vegas de Zúñiga, sobre la Avenida Las Vegas
Fecha: marzo de 1990

Con seguridad que yo a primera vista no pude reconocer este hermoso caballo como una obra del maestro Arenas Betancourt. Sin embargo, a medida que voy conociendo más su obra, puedo apreciar en esta escultura estilos claros de la obra escultórica del maestro. Un ejemplo claro es la forma de elaborar la crin del caballo y su cola, que dejan ver una expresión de movimiento.

Estoy más acostumbrado a ver las monumentales obras del maestro ubicadas en espacios públicos grandes donde sus obras se vuelven el centro de atención; mientras que esta obra está ubicada en un sitio de poca afluencia de personas caminando (muchos vehículos) y en un espacio que podría definir como "cualquiera", no un espacio dedicada a la escultura y que la vuelve el centro de atención.

Ya conocía antes caballos realizados por el maestro, y específicamente me estoy refiriendo al "Bolivar desnudo", en donde se aprecia el caballo en todo su esplendor, lleno de movimiento, de vida, e incluso me atrevería a decir con alma... es este caballo que lleva sobre su cuerpo al libertador, también parte de la liberación y de las luchas que nos condujeron a donde estamos hoy. Cuando hablamos de algunos temas históricos, debemos más tiempo a este animal que, con seguridad, ha estado de la mano con el desarrollo de la humanidad.

También vale la pena resaltar la forma en la que el maestro realiza la escultura, dejando ver toda la anatomía del caballo en una posición que muestra el poder de este valioso animal.







La Oración al Proscrito - Rodrigo Arenas Betancourt - Aeropuerto El Dorado, Bogotá D.C.

La Oración al Proscrito
Escultor: Rodrigo Arenas Betancourt
Material: Bronce
Ubicación: Aeropuerto El Dorado - Bogotá
Dimensiones: 3,60 m de altura

Esta es otra grandiosa obra pública realizada por el maestro Rodrigo Arenas Betancourt y que se encuentra en este momento ubicada en el aeropuerto El Dorado de Bogotá. Esta obra tiene una gran cantidad de simbolismos, que están explicados en dos carteles ubicados cerca de la escultura. en este caso procederé a la transcripción de los citados carteles que nos explican la simbología de la escultura:

En su obra La Oración al Proscrito, la figura femenina representa un encuentro entre una divinidad y un ser humano, un encuentro que como el mismo nombre de la obra evidencia es una invocación de perdón. Como representación de una divinidad, es de mayor tamaño que la figura masculina, está en posición pedestre, lleva en una de sus manos una llama, su cabello se encuentra ondeando en una misma dirección, su gesto es sereno y su cuerpo está vestido de diversas inscripciones.
La figura masculina muestra a un ser orando como se evidencia en su postura corporal arrodillado. Su cuerpo está totalmente desnudo, y sus brazos extendidos fuertemente hacia atrás, hacia la figura femenina, en un gesto corporal dramático. En medio de sus piernas está un fusil enterrado como símbolo de la guerra, de lo bélico, y en una actitud que evidencia el hecho de dejarlo.

La escultura tiene los siguientes "símbolos":
- Fuego-Llama: Para muchos pueblos el fuego es santificante, purificador, renovador. Su capacidad destructiva suele considerarse como un medio para el renacimiento de un plano superior.
- Flores: Símbolo de la belleza, especialmente la femenina. En muchas culturas es símbolo del amor, de la espiritualidady de la armonía, cambiando acorde al tipo de flor y de color. En el arte mexicano uno de los significados predominantes se relaciona con la extrema diversidad del universo, la abundancia y la nobleza de los dones divinos. Generalmente está ligado a las relaciones entre hombres y dioses.
- Desnudez: En la tradición cristiana la desnudez puede simbolizar la pobreza y la debilidad espiritual y moral. Así mismo, la inocencia antes del pecado original, o la renuncia al mundo, el ascentismo. A veces es netamente peyorativo: la vergüenza. En muchas culturas la desnudez masculina es asociada al hecho de ser guerrero. para Arenas Betancourt la desnudez es un elemento simplificador y universal, al mismo tiempo la máxima belleza humana y de expresión de lo que significa en esencia el ser humano. A través de él se expresan infinidad de ideas y sensaciones inherentes a la condición humana.
- Arrodillado: Símbolo de clemencia y misericordia y de compasión. Postura de oración.
- Cabello ondeante - movimiento: Para muchos pueblos agrarios el cabello está relacionado con la hierba, y la cabellera de la tierra, por lo tanto a la vegetación. Su crecimiento es a imagen de las plantas alimenticias. La idea de crecimiento está ligada a la de ascensión: en el cielo derrama las lluvias fecundantes que hacen subir hacia él las plantas de la tierra. En el mismo orden, el llevar el pelo suelto y ondeante puede ser atributo de fuerza y vitalidad.
- Agua - corrientes: Uno de los cuatro elementos naturales. El símbolo social más común es el de la vida, aunque a veces también es interpretada como destructora de vida. El agua está asociada al nacimiento, la fecundidad y a la renovación, por su relación con el vientre materno y el bautismo. La corriente del agua, al igual que el río, se relaciona por su fluir incesante con el tiempo y lo efímero, y con la eterna renovación. Frecuentemente se relaciona con la fecundidad por su uso en los cultivos.
- Maquinaria: Simboliza la industria, hace relación al poder de creación del hombre, y de transformación de la naturaleza.
- Espada: Símbolo de la autoridad y de la administración de justicia, del soldado como también del martirio. en las figuras alegóricas la espada es el atributo a la justicia.
- Arma de fuego - fusil: Símbolo de la guerra, de lo bélico.
- Maiz - Mazorca: Simboliza la naturaleza vegetal como fuente de fecundidad y de vida. Símbolo de América, principalmente de la identidad de los pueblos mesoamericanos. Se relaciona con la cosecha, la agricultura, la abundancia y la prosperidad.










Los citados carteles:



El Hombre Creador de Energía - Rodrigo Arenas Betancourt - Universidad de Antioquia, Medellín

El Hombre Creador de Energía
Escultor: Rodrigo Arenas Betancourt
Técnica: Fundición en bronce y vaciado en cemento
Año: 1968
Ubicación: Universidad de Antioquia, Plazoleta central
Material: Agua, luz, bronce y cemento

Esta es la escultura símbolo de la Universidad de Antioquia, ubicada en su plazoleta central siendo esta la ubicación más estratégica para que todos los visitantes de la ciudad universitaria puedan apreciarla.

Se trata de una escultura en la que se aprecian un hombre y una mujer extendiendo sus cuerpos hacia arriba, hacia el infinito, estirados y como si quisieran elevarse al cosmos.  En la parte inferior de la estructura de concreto se representa una flor de cuatro pétalos que, debido a su forma, hacen fluir el agua que cae de la fuente. Es un homenaje al hombre creador de energía y al constructor del futuro.

Es una escultura monumental de 18 metros de altura que se ha vuelto el centro de la universidad. En los días de calor quiere uno pasar cerca para que el agua de la fuente lo refresque un poco.




  










 

Cristo Cayendo - Rodrigo Arenas Betancourt - Universidad de Antioquia, Medellín

Cristo Cayendo
Escultor: Rodrigo Arenas Betancourt
Técnica: Vaciado en bronce
Año: 1969
Ubicación: Ciudad Universitaria, Bloque 16 Patio Central
Material: Bronce

Como todas las obras que conozco del maestro Rodrigo Arenas Betancourt, una gran obra que representa a Cristo cayendo, con las perforaciones en sus manos, en su pecho y con sus rodillas laceradas... además de que está atravesado en su torso por una flecha. Una gran representación de Cristo cayendo que en su momento debió ser una obra bastante polémica, como varias del maestro.

En mi opinión es una gran representación de Cristo en una posición no convencional y que expresa claramente el sufrimiento que padeció en sus últimos días.

En un artículo de la revista Cronopio (EL MAESTRO ESCULTOR NARRADO POR SU APRENDIZ, por Alonso Ríos V.) su discípulo Alonso Ríos indica que "...El Cristo Cayendo simboliza el cambio permanente de la iglesia católica, y el Maestro escribió por esa época una descripción de esta obra:
«El desenvolvimiento anímico del hombre es oscilatorio entre las formas depresivas y el júbilo; y es que el artista ve la vida y ve la muerte; ve lo que está aquí, huyendo y gritando; y lo que está adentro espinando y mordiendo. Cuando proyecté el Cristo, estaba viendo hacia adentro, recordando ecos de la especie, remordimientos ancestrales, en síntesis, la muerte»".

He aquí que el maestro realizó unas obras en las que se ve el sentimiento, obras que tienen alma, que no sólo nos muestran una figura, si no que necesariamente nos hacen pensar, meditar, evocar algunos de los sentimientos que quería el maestro traer a nuestra conciencia.

Esta obra pertenece a una serie de obras que el maestro llamaría "Prometeo".










Bibliografía: Revista Cronopio, 48a edición. ISSN 2248-5406, consultada el 29/03/2014 en: http://www.revistacronopio.com/?p=2525.

Candelaria al fresco en Ambalema - Martha Lucía Villafañe - Universidad de Antioquia, Medellín

Candelaria al fresco en Ambalema
Escultora: Martha Lucía Villafañe
Técnica: hierro y cemento vaciado y policromado
dimensiones: 150x120x80 cm
1992

Candelaria, esta gran mujer que conozco desde que me acuerdo en la Universidad de Antioquia y que siempre ha sido la primera obra que uno aprecia antes de ingresar al Museo Universitario de la Universidad de Antioquia.

Aquí tenemos a Candelaria, paciente en su silla apreciando la plazoleta central de la Universidad de Antioquia. Encontré que la escultora Martha Lucía Villafañe se inspiró en Teresa, que era la señora que custodiaba el volcán de barro de Coveñas.

Representa a una mujer abanicándose en tierra caliente, ubicada en un taburete recostado en un árbol y clásica como como una mujer que en clima cálido busca refrescarse un poco mientras ve pasar, en el caso de Teresa: a los turistas que iban al volcán de lodo; y en el caso de Candelaria: a los estudiantes que pasan ya sea para clase o para cualquiera de las actividades culturales que se dan en la Universidad.

Encontré un documento en la Agenda cultural del Alma Mater No. 198 de mayo de 2013 (Como imaginé a Candelaria) en donde la artista Martha Lucía Villafañe cuenta la historia desde el momento en que le surgió la idea de la escultura, hasta que con ayuda de el señor Arturo Castrillón, quien era un albañil vecino de la artista que le colaboró, tal como ella dice: "con toda su sabiduría y calidad humana" para realizar esta escultura.

También cuenta a los problemas que se tuvo que enfrentar para hacer esta escultura tan pesada en hierro y cemento y que quedara apoyada sólo en las patas traseras de la silla donde está sentada Candelaria.

Finalmente cuenta que esta escultura fue expuesta inicialmente en el museo El Castillo y que finalmente llegó en una exposición a la ciudad universitaria para quedarse.

Les recomiendo la lectura del antes citado documento (Como imaginé a Candelaria), en donde además se leen algunas cartas a Candelaria. Se trata de una invitación realizada a estudiantes, empleados, egresados, profesores, jubilados y a los visitantes de la universidad a escribir una carta a su escultura favorita de la ciudad universitaria. Entonces, allí se muestran seis cartas escritas a Candelaria.

Finalmente voy a permitirme copiar textualmente las recomendaciones que nos hace la escultora para que todos cuidemos esta escultura: "...Quisiera, para finalizar, pedirles que por favor no la toquen. Ella, aunque es una mujer valerosa y fuerte, no resiste tanto. Que la queramos, conservando la distancia, para garantizar su pervivencia y la de la historia que cuenta sobre los seres que habitamos el ardiente trópico colombiano en la provincia...".




Bibliografía:
Agenda Cultural del Alma Mater - No. 198, mayo de 2013. ISBN 0124-0854. consultado el 29/03/2014 en http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/almamater/article/viewFile/15198/13214.

El maestro: formador de futuro - Alonso Ríos Vanegas - Universidad de Antioquia, Medellín

El maestro: forjador de futuro
Escultor: Alonso Ríos Vanegas
Técnica. Fundición en bronce
Año: 1999

A maestros y maestras de Antioquia y Colombia forjadores de futuro
1954-1999
Marzo 1 de 1999

Una gran obra dedicada a los maestros de Antioquia y de Colombia. Se aprecia un maestro desnudo con un libro en la mano, que si se mira de frente, parece que estuviera observando a sus alumnos para analizar si han aprendido la lección o cómo debe proseguir con su clase. Los colores que diferencian el cuerpo de su pedestal vegetal y de roca le dan un hermoso contraste a esta obra.

Me gusta mucho esta escultura que muestra como un maestro "desnudo" sólo requiere de paciencia para poder formar a sus alumnos y así convertirse en el arquitecto del ser humano y forjar el futuro, no sólo de sus alumnos, si no también de quienes lo rodean en la sociedad. El maestro es un formador del futuro de las sociedades.

Ah... y no podemos olvidar lo significativo del libro, que aunque hoy en día está cambiando un poco con los medios digitales, ha simbolizado desde siempre la universalidad del saber.





Aerolito - Eduardo Ramírez Villamizar - Universidad de Antioquia, Medellín

Aerolito
Escultor: Eduardo Ramírez Villamizar
Hierro forjado
Dimensiones: 120x140x120 cm
Año: 2002

Este artista nortesandandereano (Pamplona) realiza una obra en la que se aprecia mucho el uso de la geometría; sin embargo, me agrada mucho el comentario que encontré en la página de su museo (Museo de Arte Moderno Ramírez Villamizar) que dice: "No dejo que la geometría domine mi obra. Creo que la expresión y la sensibilidad tienen que dominar los materiales. Lo que primero debe tener una obra de arte es poesía; sin poesía, sin misterio sería apenas geometría, y esta, sola, no es arte" (Eduardo Ramírez Villamizar).

Encontré que en sus obras el artista se dedicó bastante a las figuras abstractas (en pintura y en escultura) y a explorar la geometría pura y el trabajo con los colores. Sin embargo, en esta escultura en particular (y en muchas otras que hizo), dejó el acero sin pintar, para que se pueda observar la inclemencia del paso del tiempo.

Cuando uno detalla esta obra se encuentra que es un gran trabajo creativo, el cual pasa muchas veces desapercibido por los habitantes de la ciudad universitaria.