Madremonte - José Horacio Betancur

Obra: La Madremonte
Escultor: José Horacio Betancur
Material: Concreto vaciado
Ubicación: Jardín Botánico - Medellín
1953

Según he leído fue la primera escultura de una serie que se dedicaría a los mitos de Antioquia y elaboradas por el maestro José Horacio Betancur a partir de 1953.  Esta obra que inicialmente se expuso en La Casa de La Cultura, luego fue ubicada en el Cerro Nutibara y en 1986 fue trasladada al Jardín Botánico de Medellín, al lado de la laguna natural que se denomina Francisco José de Caldas.

Esta obra es una de las primeras Esculturas Monumentales (junto con La Bachué -1954-, y El Cacique Nutibara -1955-), que como dato particular fue elaborada y costeada completamente por el artista, ya que el Estado no le brindaba su apoyo.

La leyenda de La Madremonte hace alusión a una mujer vestida completamente de vegetación y que vivía en la profundidad de los bosques. Su rostro se encontraba cubierto por su cabello y caminaba dando grandes gritos, como si se tratase de muchas fieras. Aunque se dice que se ha escuchado, nadie la ha visto porque su silueta se desvanece rápidamente en la selva y su rostro está cubierto y siempre en la oscuridad.

Se trata de una mujer que cuida las selvas, vela por que haya lluvia, viento y en general todo lo necesario para mantener la vida en la selva. De aquí que odie a los leñadores y a los cazadores, y en general a las personas que se dediquen a destruir la selva y sus recursos.

Por lo anterior, en mi opinión personal, la ubicación de la Madreselva en el Jardín Botánico fue muy acertada. Creo que vamos a necesitar de su ayuda, ya que no se si gratamente o con preocupación, encuentro que cada vez son más los visitantes a nuestro Jardín Botánico. Por un lado, esto es bueno ya que se está cumpliendo con el objetivo de tener un espacio público para las personas de Medellín y quienes nos visitan; sin embargo, por otro lado, me parece que cada vez va a ser más complicado el mantenimiento de este gran espacio natural y pienso que guarda muchas especies de vegetación muy delicadas. Algunos daños que puedan presentarse, pueden tardar años en ser enmendados.

Esperemos que las campañas para el cuidado del Jardín Botánico nos permitan disfrutar muchos años más de este bello espacio en unas condiciones óptimas, y así poder tener feliz a La Madremonte cuidando de su selva en el centro de la ciudad.

Se trata de una escultura de un metro de alto por tres de largo, con un peso de dos toneladas que fueron vaciadas en concreto, previa elaboración de un modelo en barro.